Olacuario

Tipos de Caracoles de Acuario

Para los aficionados a la fauna acuática doméstica, la presencia de caracoles de acuario puede interpretarse como un alivio o un tormento a la hora de mantener el cuidado del resto sus peces. Por eso, en este artículo vamos a ayudarte a reconocer las ventajas y desventajas de contar con caracoles marinos, así como a diferenciar los distintos tipos de caracoles de acuario.

En su mayor parte, los caracoles acuáticos de agua dulce son criaturas resistentes que prosperan en los mismos parámetros de agua que la mayoría de los peces de acuario, lo que los hace fáciles de mantener y compatibles con una amplia variedad de especies de peces e invertebrados.

Podemos encontrarlos en una amplia variedad de tamaños y de colores, y a pesar de la creencia popular, no todos los caracoles son criadores prolíficos que sobrepoblarán un acuario, aunque algunos tipos pueden y hacen.  

Ventajas de tener caracoles en un acuario

Hay quienes piensan que los caracoles de acuario realizan una función indispensable en el ecosistema marino instalado en casa, ya que eliminan toda la suciedad que se acumula en el acuario y evitan el crecimiento descontrolado de las algas u otras plantas. Los caracoles de acuario son útiles porque comen basura orgánica acumulada, como puede ser lodo, heces u otras sustancias que, si no se controlan, aumentarían la contaminación del agua y, por consiguiente, perjudicaría la supervivencia de sus inquilinos.

Por esta razón, tener caracoles de acuario es considerado por muchos aficionados a la acuariofilia un sinónimo de mantenimiento, estabilidad y limpieza de su pecera. Los caracoles de Planorbis, los caracoles Physa y los caracoles trompeta de Malasia son los tipos de caracoles de acuario más comunes y que a continuación describiremos con más detalle.

Desventajas de tener caracoles en un acuario

Si bien, como mencionábamos anteriormente, muchos aficionados a tener un acuario en casa consideran la presencia de caracoles marinos como una forma de mantener la estabilidad de su ecosistema, otros lo ven como una verdadera plaga por los daños que pueden ocasionar.

Debemos tener en cuenta que las plagas de caracoles de acuario aparecen en la mayoría de los casos por la sobrealimentación. Esto significa que cuanta más comida haya en el acuario, más densa será la población de caracoles, de manera que una solución para evitar una plaga de caracoles de acuario radica en el control de comida que se echa a los peces.

Cómo evitar una plaga de caracoles de acuario

Además de considerarse antiestético por la presencia masiva de caracoles, hay veces en la que estos invertebrados producen daños en las plantas del acuario al intentar alimentarse. Por esto, una forma de evitar una plaga de caracoles marinos consiste en alimentarlos de forma controlada con vegetales o alimentos especiales que sustituyan a éstos.

En la mayoría de los casos, los caracoles de acuario se cuelan en el ecosistema marino creado en casa como polizones. Esto ocurre cuando se introducen plantas en la pecera sin antes haberlas limpiado adecuadamente. Para evitar introducir caracoles en el acuario, es altamente recomendable enjuagar bien las plantas antes de colocarlas en su interior. Hay ocasiones en las que este método no resulta suficiente, por lo que habrá que esperar unos días hasta que los huevos adheridos a las plantas nazcan para eliminar los indeseados caracoles de acuario.

Diferentes especies de caracoles de acuario

Existe una tendencia a categorizar los caracoles de acuario como «buenos» o «malos». Lo cierto es que todos los caracoles son buenos para nuestros acuarios de una manera u otra, sólo que a veces hacen cosas que no nos gustan o para las que no estamos preparados, como comerse nuestras plantas o sobrepoblar el tanque. Prácticamente todos los problemas con los caracoles de acuario pueden evitarse conociéndolos, sabiendo cómo evitar introducirlos accidentalmente en tu pecera e investigando que compras los caracoles adecuados para tu acuario.

A continuación, vamos a diferenciar los distintos tipos de caracoles de acuario:

Caracol misterioso. A veces llamados caracoles incas, los caracoles misteriosos (su nombre proviene de que no se sabía qué tipo de caracol era cuando se introdujo en la afición) son un tipo de caracol manzana y están entre los más populares de la acuariofilia. Estos pacíficos caracoles viven entre 3 a 4 años, alcanzan un tamaño de entre tres y diez centímetros y son valorados por sus colores brillantes y su capacidad de comer algas.

Mientras que su cuerpo suele ser de color negro o rosa anaranjado con manchas de color naranja neón alrededor de la zona de la cabeza, su caparazón puede ser de color canela u oliva con rayas oscuras, granate, blanco, amarillo dorado o azul. Se alimentan de algas blandas, materia vegetal muerta y son grandes carroñeros en acuarios comunitarios pacíficos.

Los caracoles misteriosos tienen branquias, además de un pulmón, con una especie de tubo sifón que les permite respirar aire al salir a la superficie, por lo que es recomendable usar una tapa segura para evitar que salgan del acuario. Los caracoles misteriosos son gonocóricos, lo que significa que necesitan un macho y una hembra para su reproducción. Además, la hembra debe poder salir del agua para depositar sus huevos, que aparecen como un racimo en forma de panal en la pared de la pecera, por encima de la línea de agua, o pegados a la parte inferior de la tapa. Las crías salen del cascarón en dos o tres semanas, dependiendo de la temperatura.

caracol misterioso

Caracoles Neritina Trigre. Son aficionados comedores de algas que también se alimentan de los restos de comida de los peces, materia vegetal muerta y otros deshechos que acaban en el fondo del acuario. Suelen tener diferentes colores y patrones, incluso en sus cuernos. Son considerados de los caracoles de acuario más bonitos de todos. Son relativamente pequeños, no se alimentan de plantas y sus desechos contienen bacterias beneficiosas para el tracto digestivo de las gambas, lo que los hace perfectos para los acuarios.

Los caracoles Neritina Tigre no son difíciles de criar, pero las larvas requieren agua salobre o salada para desarrollarse, por lo que hay poco riesgo de que invadan un acuario. Se cree que viven al menos 3 años, pero hay informes de aficionados que hablan de hasta cinco. Les encanta arrastrarse fuera del agua, de manera que es recomendable tapar adecuadamente el acuario.

caracol neritina tigre

Caracoles conejo. Los caracoles conejo, uno de los principales reclamos por los aficionados, se han convirtiendo en muy poco tiempo en uno de los habitantes favoritos de los acuarios debido a su mayor tamaño, sus interesantes colores y su cara de conejo. Originarios de Sulawesi (Indonesia), algunas especies pueden alcanzar los 10 centímetros de longitud y se cree que viven hasta 3 años. Por su elevada envergadura, necesitan acuarios grandes y temperatura cálida y agua ligeramente alcalina con un pH de 7,8 a 8,4. Algunos acuaristas mezclan coral triturado en la grava o colocan coral en sus filtros para lograr la química correcta del agua.

Los caracoles conejo se alimentan de algas blandas, materia vegetal muerta y otros deshechos, pero también comen pellets que se hunden, obleas de algas y otros alimentos para peces que caen al fondo. No molestan a las plantas, aunque pueden llegar a mordisquearlas.

Los caracoles conejo son gonocóricos y dan a luz a crías vivas y completamente desarrolladas, que están encerradas en una vaina de huevos de color blanco lechoso. Las crías suelen nacer de una en una, aunque en ocasiones pueden incluir dos o incluso tres. Las vainas de huevos se producen una vez cada 4 o 6 semanas, por lo que su tasa de reproducción es muy lenta.

caracol conejo

Caracoles asesinos. Los caracoles asesinos son originarios del sudeste asiático. Se han hecho populares por comer otros caracoles, lo que los convierte en una forma natural para reducir las plagas de caracoles en los acuarios. Llegan a medir unos 2,5 cm de longitud y tienen rayas amarillas y marrones oscuras en forma de «abejorro» que se alternan. Les gusta excavar en el sustrato, pero salen rápidamente en busca de comida.

A diferencia de la mayoría de los caracoles de acuario, que son principalmente herbívoros o al menos omnívoros, los caracoles asesinos son carnívoros y se alimentan principalmente de otros caracoles o de carroña.

Se sabe que los caracoles asesinos se reproducen en cautividad. Son gonocorísticos, por lo que, si quiere criarlos, debe empezar con al menos 5 o 6 para asegurarse de tener machos y hembras. La reproducción es lenta porque las hembras sólo ponen de 1 a 4 huevos a la vez. Los huevos son transparentes y difíciles de ver y eclosionan en 8 o 9 semanas, según la temperatura.

caracol asesino

Caracoles Ramshorn. Los caracoles Ramshorn llevan más tiempo en la acuariofilia que casi cualquier otro tipo de caracol. Algunos acuaristas los utilizan para ayudar a mantener limpios los tanques de crías de alevines o camarones, mientras que otros los consideran una plaga que debe eliminarse a toda costa. Son muy buenos comiendo algas blandas, materia vegetal muerta y restos de comida, pero pueden multiplicarse rápidamente, sobre todo en acuarios que tienen muchos restos orgánicos.

Las dos especies más comunes de este tipo de caracoles de acuario son el Ramshorn rojo y el Planorbarius corneus, una especie más grande conocida como el Gran Ramshorn. Los Ramshorns rojos son rojos, como su nombre indica, mientras que los Great Ramshorns suelen ser de color amarillo oliva a marrón, con rayas en el caparazón. También existen otras variantes, como el rosa, el amarillo o el azul. Los caracoles Ramshorn son respiradores, por lo que es necesario que salgan a la superficie para respirar.

Los caracoles Great Ramshorn suelen introducirse intencionadamente en los acuarios para controlar las algas y ayudar a mantener el tanque limpio, pero los Red Ramshorns suelen aparecer espontáneamente. La mayoría de las veces, los diminutos individuos o los huevos se cuelan en las plantas vivas, las rocas, la madera a la deriva, los adornos e incluso la grava que se transfiere de un acuario a otro. Una explosión demográfica repentina suele ser el resultado de la acumulación de detritus y residuos orgánicos en el acuario.

caracol ramshorn

Caracoles trompeta de Malasia. Cuando se trata de multiplicarse, el caracol trompeta de Malasia, tiene pocos rivales. Dependiendo de su perspectiva, estos pequeños caracoles con forma de cono pueden ser el mejor carroñero conocido en la acuariofilia o la criatura más despreciada del planeta. Sin duda, son prolíficos. Son partenogenéticos -no hermafroditas-, lo que significa que las hembras pueden dar a luz a más hembras sin necesidad de contacto con un macho. Hay que tener mucho cuidado con esta especie de caracol de acuario, ya que es prácticamente imposible deshacerse de ella una vez que entra en la pecera.

El lado positivo es que los caracoles trompeta de Malasia es que forrajean en el sustrato durante el día, manteniéndolo aireado y descomponiendo los restos orgánicos y los desechos acumulados. Además, no se comerán sus plantas. Por estas razones, son excelentes carroñeros para acuarios plantados, tanques de camarones y acuarios muy poblados o alimentados generosamente.

Es prácticamente imposible erradicar los MTS por completo una vez que están en su acuario, pero reducir la alimentación y aspirar el sustrato con regularidad privará a estos caracoles de su fuente de alimento y mantendrá su número bajo.

caracol trompeta de malasia

Caracoles de estanque. Son varias las especies se incluyen entre los «caracoles de estanque». Para algunos aficionados son un valioso carroñero, mientras que otros los consideran una plaga. La mayoría crecen hasta una pulgada o menos y son de color verde oliva o marrón moteado. Son omnívoros y se alimentan de algas, material vegetal muerto, detritus y comida para peces no consumida. Por lo general, no molestan a las plantas vivas, pero se sabe que se reproducen rápidamente cuando hay un amplio suministro de alimentos.

Los caracoles de estanque pueden mantenerse con peces comunitarios pacíficos y son grandes carroñeros en los acuarios de camarones. Para evitar que las poblaciones se descontrolen, es recomendable mantener los restos orgánicos al mínimo realizando cambios de agua regulares, aspirando los restos y alimentándolos con moderación.

Caracol de estanque

Por último, os recomendamos este magnífico video del canal como pez en el agua sobre los tipos de caracoles de acuario. Esperamos que os haya gustado. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.