Olacuario

¿Sabes Controlar las Algas en tu Acuario?

El crecimiento de algas en los acuarios es un evento natural que todo dueño de acuario deberá enfrentar tarde o temprano. El crecimiento de algunas algas no es sólo normal sino que también saludable, pero el crecimiento excesivo es antiestético y puede ser perjudicial para los peces y plantas en el acuario.

Las algas pueden aparecer como residuos de tonos marrones, verdosos o rojizos, o como una capa que se adhiere a los vidrios, al sustrato o grava, accesorios y plantas en el acuario. Hay formas de evitar este crecimiento excesivo, y en muchos casos revertir el proceso.

¿Qué causa el crecimiento excesivo de las algas?

Como cualquier otra planta, las algas florecen en base a tres necesidades básicas: agua, luz y nutrientes. De existir un exceso en cualquiera de estas variables, las algas crecerán vertiginosamente como las malas hierbas en un jardín.

Obviamente, no podemos eliminar el agua del acuario, pero sí podemos controlar la cantidad de luz y nutrientes que hay en el agua. Algunas de las razones del crecimiento excesivo de las algas son:

Luz por periodos muy largos.

Acuario en una ubicación con incidencia directa de luz solar.

Sobrealimentación de los peces.

Periodos muy largos entre cambios del agua.

Mantener el medio acuático con altos niveles de nutrientes.

¿Cómo evitar el crecimiento desmedido de algas?

El conocimiento de las causas del crecimiento de algas es la mitad de la batalla. Ahora, trabaja en prevenir o rectificar una situación de sobrecrecimiento de algas.

    • Reduce la luz: No coloques el acuario en lugares en donde tenga una incidencia de luz solar ni siquiera en forma parcial ya que, la luz solar promoverá el crecimiento de algas. Así mismo, cuando uses luz artificial, asegúrate de que no sea más intensa de la estrictamente necesaria ni por periodos de más de ocho a diez horas al día. Usa un temporizador a fin de limitar la exposición a la luz.
    • Alimenta menos: La mayoría de los dueños de acuarios tienden a sobrealimentar a sus peces, lo cual incrementa los niveles de fosfato en el agua. Sirve porciones pequeñas y observa los hábitos de comida de los peces. Si aún hay comida no ingerida en cinco minutos, significa que estás sobrealimentando. Asegúrate de remover el exceso de comida cuanto antes.
    • Cambios de agua: La forma más importante de evitar el crecimiento de algas es realizar cambios de agua de manera regular. Cambia de 10 a 15% del agua de tu acuario semanalmente para mantener bajo los niveles de nutrientes en el agua. Esto eliminará el nitrato que se acumula en el acuario el cual, es uno de los principales fertilizantes de las plantas.
    • Conoce tu agua: Haz testeos de la fuente de agua. Si es alta en fosfato, deberás considerar el uso de químicos de eliminación de fosfato, los cuales están disponibles en tu tienda de acuarios, (https://olacuario.es/tratamiento-agua/acondicionadores/) o encuentra otra fuente de agua como por ejemplo agua filtrada. También, es importante hacer test para nitrato ya que algunas fuentes de agua poseen altos niveles de este elemento. No logramos el objetivo si cambiamos el agua, pero seguimos añadiendo nuevamente nutrientes que están en el agua que agregamos.
    • Limpia: ¡Si observas que se inicia el crecimiento de algas en el vidrio, rocas u otras superficies rígidas del acuario, quítala! Raspa el vidrio, quita las rocas y límpialas. Aspira la grava o sustrato cuando realices cambios del agua.
    • Ten plantas vivas: Las plantas vivas absorben muchos de los nutrientes de los que se alimentan las algas. Menos nutrientes en el agua deriva en menos alimento para el sobrecrecimiento de las algas.
    • Incluye peces que se alimentan de algas: Especies como el zorro volador siamés, otocinclus, plecostomos u otros peces que se alimentan de algas ayudan a reducir el crecimiento de algunas de las algas en el acuario.


Tipos de Alga

Si notas un crecimiento de algas en tu acuario, necesitas deshacerte de ellas, y a fin de hacerlo efectivamente, necesitas saber de qué tipo de alga se trata. Conocer las algas determinará tanto la causa como la cura. Echa un vistazo a los tipos de alga más comunes y cómo lidiar con ellas:

  • Algas marrones: También conocidas como algas de grava o alga sílice, son comunes en acuarios nuevos y cubren superficies en forma de capas que pueden ser fácilmente limpiadas. Son usualmente inofensivas y eventualmente desaparecen en acuarios maduros, es decir cuando el hábitat del acuario está balanceado químicamente. 
  • Algas azul-verdoso: También conocidas como algas pastosas, puede tener como causa un exceso de nitrato y fosfato en el agua. En la mayoría de los casos, en realidad no se trata de un alga sino de cianobacterias. Se pueden desarrollar y extender rápidamente siendo difíciles de controlar. Un buen cuidado del agua puede ayudar, sin embargo si tu fuente de agua contiene fosfato, puede que sea necesario el uso de tratamientos para remover el exceso de nutrientes. La Eritromicina es efectiva contra este tipo de algas, pero úsala con cierto juicio ya que, también será perjudicial para la colonia de bacterias beneficiosas  en tu biofiltro.
  • Alga roja o de barba: Esta es el alga más difícil de combatir y usualmente aparece en las plantas. El remojar en una solución de baja concentración (5-10%) de lejía por unos pocos minutos generalmente matan este tipo de alga.
  • Alga verde: También conocida como alga de cabello o de hilo. Este es un tipo saludable de alga que todo acuario probablemente tendrá en algún grado y, mientras el acuario se encuentre bien mantenido, no habrá un crecimiento excesivo. Este tipo de alga es el alimento de aquellas especies que comen algas así que, mantén algunos peces que se alimenten de ellas para ayudar en su control.
  • Agua verde: También conocida como florecimiento, es causada por el crecimiento de algas microscópicas que se mantienen en suspensión en el agua. Es una de las algas que produce mayor frustración a la hora de eliminar ya que, no puede ser fácilmente limpiada como otros tipos de alga. Por lo general los cambios de agua no ayudan mucho porque las algas residuales en suspensión vuelven a multiplicarse con rapidez. A menudo se hace necesario el uso de un filtro diatómico o incluso bloquear por completo la luz durante varios días para poder deshacerse de ellas. Haz test al agua para asegurarte que esté libre de amoniaco, nitrito, nitrato o fosfato ya que todos estos elementos contribuyen al crecimiento de algas.     

Productos recomendados

Entradas relacionadas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.