Olacuario

Guía rápida para configurar
acuarios para peces Betta

Los peces Betta son una bella especie de vividos colores y aletas espectaculares, pero requieren una adecuada configuración del acuario de manera que puedan desarrollarse y mantenerse sanos.

En este artículo detallaremos cómo alcanzar la configuración perfecta de un acuario para tus peces Betta. La buena noticia es que no es tan complicado como pudieras pensar.

Antes de adentrarnos en cómo conseguir el hábitat perfecto para tus peces Betta, miremos un poco el tipo de mundo que habita esta especie en la naturaleza.

Simulando su hábitat

Los peces Betta son también conocidos como Peces de Pelea Siameses y son nativos del Sudeste de Asia. Los Betta son peces de agua dulce que pertenecen a la familia Osphronemidae y existen no menos de 73 variedades. Sin embargo, las especies más conocidas son los Betta Splenders.

Los Betta Splenders son la especie más común como mascotas. Estos Betta son originarios de las cuencas fluviales de los ríos Chao Phraya y Mekong en Tailandia. Los Bettas salvajes viven en aguas poco profundas y estancadas, incluyendo arrozales, pantanos y llanos inundados.

Durante el verano, los Betta viven en charcos y se alimentan de insectos y sus larvas. Los peces Betta tienen un órgano llamado el laberinto, que les permite sobrevivir en entornos de agua sucia y con poca oxigenación. Desafortunadamente y debido a ese comportamiento es que los Betta en cautiverio son mantenidos en acuarios muy pequeños o incluso jarrones sin oxigenación o sistema de filtrado.

Sin embargo, de acuerdo a veterinarios y a estudios de diversas universidades, los Betta deben ser mantenidos en acuarios de al menos 20 litros con un sistema de filtración eficiente, calefacción e iluminación.

Escogiendo el acuario adecuado para peces Betta

Que los peces Betta sean felices y sanos en un cuenco de 4 litros o en un jarrón no es más que un mito urbano. Aunque los Betta pueden sobrevivir en tanques de esos tamaños, no lo harán por mucho tiempo antes de enfermar y morir.

Idealmente, deberías suministrarles un acuario de al menos 20 litros de capacidad o más de ser posible. Los Betta en la naturaleza tienen territorios de hasta 3 pies cúbicos, de manera que un acuario grande será más cercano a su hábitat natural. De la misma manera, un acuario grande te permitirá añadir mayor cantidad de plantas simulando también su entorno natural. Como ventaja añadida, en un acuario grande las fluctuaciones de Ph y temperatura ocurren con menor frecuencia, evitando así los cambios de agua con demasiada frecuencia.

¿Debería tener tapa tu acuario?

La respuesta es sí. Además de evitar que el polvo y otras impurezas penetren al acuario, recuerda que los peces Betta pueden saltar. En la naturaleza ellos usan esa destreza para saltar de charco en charco durante los periodos de sequía. Mantén tu acuario con tapa ya que no dudarán ni un minuto en saltar fuera de él.

¿Un acuario largo o uno alto?

Los Betta son peces de alimentación en superficie y permanecen primordialmente en el área superior del cuerpo de agua. De esta forma, asegúrate de darles suficiente espacio para nadar escogiendo un acuario largo en lugar de uno alto.

¿Filtrar o no filtrar?

Tal y como mencionamos previamente, tu acuario para Bettas debe tener un sistema de filtrado. Sin un filtro adecuado, el agua del acuario se ensuciará muy rápidamente y, te verás obligado a realizar frecuentes cambios de agua (diariamente).

Muchos acuarios se ofrecen en kits completos que incluyen sistema de filtrado diseñados específicamente para ese tipo de acuario, ahorrándote el dilema de decidir el filtro a comprar que se ajuste a tu acuario.

¿Qué hace un filtro exactamente?

 Los filtros mantienen tu acuario limpio removiendo heces, comida excedente o descompuesta, químicos y bacterias dañinas. Los sistemas de filtro trabajan empujando el agua a través de diferentes esponjas o medios filtrantes, manteniendo el agua limpia y segura para tus peces. Incluso con un filtro, debes llevar a cabo cambios de agua regulares cada semana de hasta un 15% del volumen del acuario.

Adicionalmente las bombas de los filtros crean un flujo de agua que evita que el agua se mantenga estancada. El agua estancada tiende a absorber dióxido de carbono del aire, afectando el Ph de tu acuario y privando a los Betta del oxígeno que necesitan para sobrevivir. De esta forma, el sistema de filtrado mantiene el agua en movimiento, lo cual ayuda a oxigenar el acuario en el proceso.

Cuando debas escoger un sistema de filtración para tu acuario de Bettas, escoge uno que tenga un flujo lento. En su ambiente natural, los peces Betta viven en aguas en calma. Si instalas un filtro que genera una fuerte corriente, empujará a los Betta en el acuario generando un factor de estrés que afectará negativamente en su salud.

El sistema de filtro ideal será aquel que disponga de un flujo variable, permitiéndote así crear el ambiente perfecto para tus Betta. Si adviertes que el flujo es muy fuerte, puedes ayudarte con las plantas y decoraciones de manera que disminuya la fuerza de la corriente.

¿Cómo trabaja el filtro?  

Escoge un filtro que disponga de tres etapas de filtrado:  mecánico, químico y biológico.

Filtración mecánica

La filtración mecánica es el proceso por medio del cual los sólidos, como heces y comida excedente, son removidos del acuario. Deberás reemplazar el cartucho del filtro mecánico cada mes aproximadamente, dependiendo del tamaño del acuario y del medio filtrante. 

Filtración química

La filtración química remueve cualquier químico dañino del agua del acuario. El carbón activado es el medio filtrante más comúnmente usado en la filtración química por su eficiencia. 

Filtración Biológica

La filtración biológica es la más importante en lo que concierne a la salud de tus peces Betta. Las esponjas biológicas avivan el crecimiento de las bacterias beneficiosas en tu acuario. Esas bacterias son esenciales para el ciclo de Nitrógeno que transforma la materia en descomposición, de manera que no pueda dañar la salud de los peces Betta o de las plantas en tu acuario.

Es importante para que el ciclo de Nitrógeno se lleve a cabo correctamente que, se tenga un sistema con una esponja biológica de tamaño grande y que contenga espacio para gran cantidad de bacterias. Esta esponja debe estar expuesta al aire a fin de permitir la penetración de la mayor cantidad de oxígeno, lo cual permite que las bacterias crezcan y se multipliquen.

Calefactor en la pecera de los Bettas: ¿Sí o No?

La temperatura del agua en tu acuario de Bettas no debe disminuir por debajo de los 20,5 grados C (69 F) y, debe permanecer idealmente en un rango de entre 25,5 y 26,6 grados C (78-80 F). De esta manera, deberás contar con un calefactor que mantenga este rango de temperatura.

Los peces Betta tienen una alta susceptibilidad a los cambios bruscos de temperatura. De manera que, si permites que la temperatura del agua caiga por debajo de los 23 grados C por largos periodos o peor, que la temperatura caiga por debajo de 20,5 grados C, el sistema inmune de tus Betta quedará comprometido, dejándolos a la merced de muchas enfermedades.

Para asegurar la salud de tus Betta y que la temperatura de tu acuario permanece dentro de los rangos, deberás usar un calefactor. Idealmente requerirá un calefactor que, por norma general, suministre 3 a 5 Watts por galón de agua en el acuario. Si tu acuario es grande, asegúrate de la regla general a fin de mantener el hábitat a la temperatura adecuada.

Seleccionando el sustrato

El sustrato es el material que cubre el fondo del acuario y, lo más popularmente usado es la grava, aunque puedes usar arena si así lo prefieres.

El substrato es importante por varias razones:

  • El substrato suministra una amplia superficie en la que las bacterias beneficiosas pueden crecer y multiplicarse. Esto significa que cuando reemplaces el medio filtrante biológico, no perderás todas las bacterias.
  • El substrato ayuda a sostener tus plantas y ornamentos. A los peces Betta les gustan las plantas en su hábitat, así que asegúrate de proveerles de suficiente vegetación que a la vez les sirve de escondite.
  • Una capa de substrato es también importante para dar esa apariencia estética. Aunque podrías decidir no usar substrato, ello sería antiestético al estar expuesto a la vista material fecal y otras suciedades en el fondo del tanque. Una capa de substrato natural o en colores añade un ambiente mucho más agradable a la vista. 

A la hora de escoger un substrato para tu acuario para Bettas, evita objetos filosos o ásperos que podrían herir a tus peces o causar daños a las delicadas aletas de los Betta.  Así mismo, un substrato de grava muy gruesa puede atrapar comida, la cual al descomponerse producirá amoniaco que es dañino para los peces.

Si planeas añadir plantas vivas a tu acuario Betta, lo mejor es evitar la arena ya que no es el mejor medio para las raíces por su naturaleza compacta.

La grava fina es usualmente la mejor decisión en lo que respecta a un acuario para peces Betta. El substrato de apariencia natural u oscuro es perfecto para realzar los colores de tus Betta.

Decoraciones: Plantas, escondites y otros

Un muy importante elemento para configurar un acuario para peces Betta, es la adición de plantas y decoraciones. A pesar de que tiendas a comprar muchos objetos decorativos peculiares, un ambiente que se vea lo más natural posible es lo mejor para mostrar los bellos colores y espectaculares aletas. Adicionalmente, tus Betta probablemente se sientan más como en casa si logras replicar su hábitat en la naturaleza. Encuentra aquí la más variada gama de decoración para tu pecera. 

Escoge plantas grandes, cuevas y piezas de madera natural. Estos elementos suministran sitios de escondite y áreas de sombra que, a la vez, evitan el aburrimiento lo cual es extremadamente importante si el pez Betta no tiene compañeros.

Las plantas proveen oxigenación al agua del acuario a la vez que absorben dióxido de carbono. Pero si no quieres plantas naturales sino artificiales, escoge plantas suaves y sedosas en lugar de las de plástico rígido. Estas últimas pueden fácilmente causar heridas a tus peces.

Iluminación

La iluminación es una parte muy importante en tu acuario para peces Betta. Los Betta en su hábitat natural permanecen en aguas poco profundas y, de esta forma pueden ver cuando es de día, cuando de noche y saber cuando es hora de comer. Si no pueden ver cuando es de noche, puede causar estrés en tus peces.

Las luces Led son la mejor opción, ya que además de su larga durabilidad, producen una brillantez que permite mostrar los bellos colores de los Betta.

Cómo configurar tu acuario para Bettas

Importante: debes configurar tu acuario ANTES de adquirir tus peces Betta. Y esta regla se aplica para cualquier mascota que pretendan adoptar, sea un pez o cualquier otra. Asegurarse de que su nuevo hogar está listo y esperando para habitar es parte de una adopción de mascota responsable. Adicionalmente, esto incrementa las posibilidades de supervivencia y adaptación en la transición a un nuevo espacio.

Limpia el acuario y verifica por fugas

Lo primero que necesitarás hacer al configurar tu acuario es chequear por fugas. Para hacer esto, coloca el acuario en una bañera o fuera sobre una alfombra suave. Llena el tanque con agua y talla suavemente el interior con un paño suave para remover restos de polvo y cualquier pieza de material de empaque.

No use ningún tipo de producto de limpieza en el interior del acuario. Los químicos contenidos en los productos de limpieza dejan residuos, que pueden potencialmente envenenar a tus peces.

Mientras el acuario esté lleno, chequea los sellos para asegurarte de que no existan fugas. Cuando hayas terminado, vacía el tanque y no lo levantes o muevas de sitio mientras esté lleno. El acuario lleno tendrá un peso considerable y corres el riesgo de dañar los sellos o incluso estallar el cristal.

Escogiendo el sitio

Una de las consideraciones más importantes a la hora de configurar el acuario, es escoger el lugar donde colocarlo. Si lo pones en un lugar con mucha luz solar, el exceso de luz promoverá el crecimiento desmedido de algas además de que tendrá zonas de sobrecalentamiento.

Sin embargo, si colocas el acuario en un sitio muy frío o donde esté expuesto a corrientes de aire, te arriesgas a causar grandes fluctuaciones en la temperatura del agua lo que sería perjudicial para tus peces Betta.

Idealmente deberías colocar tu acuario alejado de ventanas y radiadores, evitando la incidencia de luz solar directa y donde no existan corrientes de aire. Si tienes hijos pequeños o mascotas curiosas, asegúrate de que el acuario esté fuera de su alcance.

Añade el substrato

Después de haber escogido el lugar adecuado para tu acuario para Bettas, puedes agregar el sustrato. Calcula una profundidad de alrededor de dos pulgadas (5 cm) a lo largo del fondo del tanque. Ese grosor es el adecuado para las raíces de las plantas.

Si usas un substrato de marca especialmente preparado, simplemente agrégalo sin mayor tratamiento. Sin embargo, arena y grava comunes deben ser enjuagadas con agua fría para eliminar polvo residual. Una vez que el agua salga clara, podrás poner el substrato en tu acuario.

Declorar y Decorar

A continuación, agrega unos 10 o 15 cm de agua en el acuario. Coloca un plato o esponja donde caerá el agua a fin de evitar erosionar el substrato. Añade un declorador al agua y espera unos 10 a 15 minutos. El declorador elimina el cloro y otros químicos presentes en el agua de chorro, haciéndola segura y apta para tu acuario.

Ahora ya puedes agregar las plantas y decoraciones.

Nuestras recomendaciones

Las buenas decoraciones para acuarios de Bettas incluyen:

Cuevas

Madera 

Artículos de decoración con efectos Vintage

Plantas de seda

Las plantas aptas que hacen una adición atractiva y natural a un acuario de Bettas incluyen:

Musgo de Java

Bolas de musgo marino

Anubias (crece en rocas o madera)

Coloca las plantas mas altas hacia la parte trasera del acuario, usando las mas pequeñas hacia el frente. Esto crea un efecto 3D y a la vez haces que tu acuario parezca más grande.

Llena el acuario

Ahora que ya tienes el acuario como lo deseas, puedes llenarlo de agua. Suministra el agua cuidadosamente en el acuario, usando un plato o esponja para evitar que el impacto del chorro desplace tus plantas o substrato.

Ten la precaución de no sobrellenar el acuario, dejando 3 a 5 cm de espacio con el borde superior. Recuerda que tus peces Betta se alimentan en la superficie de donde también obtienen aire. Este espacio también evita que tus peces Betta salten fuera del acuario.

Cuando termines de llenar el acuario añade un declorador para remover las peligrosas cloraminas, cloro y otros metales pesados del agua. También son útiles otros tratamientos como “anti stress coats” que pueden proteger tus peces en su nuevo hogar.

Añade el filtro

Algunos acuarios y kits traen incluidos bien el sistema de filtro o, los compartimentos especialmente diseñados para este fin.

Ahora bien, si tu acuario no lo incluye debes decidir dónde deseas colocar el filtro. Algunos filtros están diseñados para colgarse en la cara trasera del acuario (filtros mochila); mientras que hay otros que deben instalarse debajo del substrato donde son relativamente discretos.

Finalmente, ajuste el flujo del agua de forma tal que sea suave. Si el flujo es muy fuerte, intente usar las decoraciones para bloquear la corriente u obtenga un deflector de filtro disponible en tiendas especializadas.

Instale el calefactor

Lo próximo es instalar un calefactor de agua a tu acuario. Cuando posiciones el calefactor, asegúrate de que se encuentre lo más próximo posible al filtro. De esta manera aseguras que el agua calentada será circulada por todo el acuario en lugar de un solo área.

La mayoría de los calefactores viene con una ventosa de succión, que permite fijarlo a un lado del compartimiento detrás del acuario. Ajuste el calefactor a una temperatura de 78 grados F (25,5 C) aunque un rango de entre 76 y 82 F ( 24,5-27,5 C) funcionará perfectamente para tus peces Betta.

Necesitarás fijar un termómetro de acuario a un lado del tanque, donde puedas fácilmente monitorear la temperatura.

Ciclar tu acuario

Antes de incluir tus Betta el acuario debe ser “ciclado”. El ciclado no es otra cosa que incluir mejoradores biológicos al agua y esperar hasta que las bacterias beneficiosas se hayan establecido.

Existen múltiples opciones entre los mejoradores biológicos disponibles en las tiendas especializadas. 

Chequea los parámetros del agua

Cualquiera que sea el método de ciclado, deberás tener en cuenta una espera de al menos 10 días para que la población de bacterias beneficiosas ha crecido en cantidad suficiente para controlar los niveles de amoniaco.

Chequea parámetros del agua en el acuario para asegurar que los niveles de Amoniaco y Nitrito sean de 0 ppm (partes por millón), y que el nivel de Nitrato sea de 20 ppm máximo

Añade los Betta

Una vez que hayas configurado y ciclado tu acuario, puedes añadir los peces Betta. La forma más segura de hacerlo es la de abrir la bolsa en la que vienen los Betta y sumergirla en el acuario. Esto evitará un shock térmico en tus peces. Sé paciente y no fuerces la salida de los peces del contenedor.

Este método permite que cualquier diferencia en temperatura entre el agua del acuario y la temperatura de la bolsa se igualen.

¡Ahora a disfrutar de tu acuario de peces Betta!

A continuación, algunos modelos de acuario recomendados que se ajustan a las necesidades de esta bella especie:

Fluval SPEC Freshwater Aquarium Kit

Kit acuario Fluval Edge 

Kit acuario Tetra 

Kit acuario Marina Led

Kit acuario Fluval Flex

Productos recomendados

Entradas relacionadas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.